En el corazón del mundo

¿Quiénes somos ?

Somos religiosas de vida apostólica,
es decir, mujeres 'seducidas' por Cristo y comprometidas en su seguimiento, en un camino pascual de muerte y resurrección.


« ‘Seducidas’ por el amor de Cristo y habiendo dejado todo para seguirlo, nuestra vida encuentra su unidad en la entrega gozosa y sin reserva al servicio de nuestros hermanos y hermanas".  Constituciones  89.

Pertenecemos a la familia ignaciana.


Las corrientes espirituales del siglo XVII, particularmente de San Francisco de Sales y de la Escuela Francesa, influyen y colorean nuestra espiritualidad.

La pedagogía ignaciana pone a nuestra disposición medios para crecer en la fe y el amor.

 

Hermanas de San José de Lyon,

"En seguimiento de Cristo, estamos llamadas por el Espíritu a acoger el Amor Trinitario presente en el mundo y anunciarlo entre nosotras  y entre todos los hombres y las mujeres." (Const. 3).

Enraizadas  en el  misterio trinitario, las Congregaciones de San José tienen por misión « tender a procurar la doble unión total de los hombres entre ellos y con Dios"  (cf Carta Eucarística. n° 29).


La Eucaristía, « misterio de unión y perfectamente unificador » (Carta E. n°28), modelo y fuente de nuestro amor por Dios y por el prójimo, nos permite acoger el don de la unidad, vivirlo entre nosotras, en comunidades fraternas, y con el  « querido prójimo » (Carta E. n°29).

Mujeres de relación, a través de la humildad, la escucha, el respeto al otro/a, la sencillez, la cordialidad, tratamos, ahí donde estamos, de tejer  lazos para facilitar la reconciliación.



En la realidad de los diversos países donde nos encontramos el Espíritu Santo nos concede el don de vivir, en Iglesia, nuestra misión de comunión.